Al igual que como con el arazá amarillo voy a hacer una reseña de otra linda aventura en la huerta. La semilla me la envió una huertera de Salta, la planta vive en maceta de 30 lts.

La semilla germinó el 23-08-2013, esta foto es del 06-12-2013.

Un poco mas de un año, ya una planta fuerte, foto del 10-11-2014.

Ya en temporada de verano con sus hojas mas verdes, foto del 06-03-2015.

Los primeros pimpollos, foto del 10-01-2016.

Las primeras flores, fotos del 10-02-2016.

Los primeros frutos (luego vino el clima mas frió y se cayeron), foto del 27-03-2016.

Este año si! un fruto empezó a crecer, foto del 21-05-2017.

Acá empezó a tomar color, foto del 11-06-2017.

Acá ya le faltaba poco, foto del 25-06-2017.

A los días y luego de un viento fuerte el fruto se cayo, foto del 02-07-2017.

Pasaron unos días (al tocarla estaba mas blanda) y decidí probar la primer y única guayaba de la planta que poseo, el sabor es muy bueno como todas las guayabas que probé hasta ahora, sin duda una gran fruta la guayaba,  le falto algo de dulzor (tal vez el viento la tiro antes de tiempo) pero igualmente me encanto, ojala que la próxima temporada pueda cosechar mas frutos.

5 thoughts on “Cosechando Guayaba amarilla-rosa por primera vez”

  1. Hola Pablo, cuanto más frío es el clima menos dulce son, espero que la próxima vez fructifiquen antes en otoño, felicidades!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Explore More

Guaviyú: primeros frutos oscuros!

December 30, 2013 0 Comments 3 tags

Al fin ha llegado el día en que viera en nuestro jardín frutos oscuros de guaviyú (frutal nativo), lo cual significa que en breve serán completamente negros y ya estarán

Guayabas: resistencia a heladas

August 3, 2012 13 Comments 2 tags

  (hoja de guayaba quemada por helada de -7º C) Los árboles maduros de la mayoría de especies de guayabas son bastante resistentes a las heladas, pudiendo sobrevivir a temperaturas

Cosecha de cítricos a fines de otoño

June 13, 2013 5 Comments 4 tags

Estamos en las puertas del invierno y los cítricos del jardín explotan de alegría. Recién probé una de las naranjas de ombligo y valió la pena la espera: exquisita… lógicamente