Aguaí dulce: misterio desvelado!

Durante años leí información sobre un frutal nativo llamado “Aguaí”(Chrysophyllum gonocarpum), la misma solía aclarar que la fruta es muy fuerte para ser saboreada al natural, por lo cual los lugareños suelen aprovecharla en mermeladas… eso sí: exquisitas. Las páginas web por aquí y por allá relataban lo mismo e incluso una marca de Entre Ríos vendía una mermelada que me habían dicho que era fantástica… pero la fruta al natural no la comía casi nadie…

Hoy en cambio descubrí que sí es cierto que existe un aguaí verdaderamente dulce, aunque es más raro. Su nombre científico es Chrysopyllum viride, se encuentra en peligro de extinción y deberíamos conocerlo para salvarlo de tan triste destino.

Nos cuenta Helton es su sitio web:

NOMENCLATURA Y SIGNIFICADO: Aguaí-valvú viene del Tupí-Guaraní y significa “fruta seca” a causa de la cáscara firme “y el adjetivo Valvú -” pulpa amarilla “. También llamado Abiu-mirim, Aguaí blanco, Guacazinho y Mata ojo.

Origen: Ocurre en la mata atlántica en selvas primarias y húmedas, en el fondo de valles y terrenos planos de las proximidades de ríos; desde el estado de Minas Gerais, Río de Janeiro hasta Rio Grande do Sul, ocurriendo también en Paraguay y Argentina.

Características: Árbol de 6 a 7 m cuando se cultiva, pudiendo alcanzar 15 metros de altura en el bosque, con una copa redondeada muy densa con 4 a 8 m de diámetro. El tronco tiene cáscara marrón oscura o gris, y es finamente fisurada en las proximidades de las ramas. Las hojas son simples, perennes, verdes oscuras y lustrosas, de 6 a 14 cm de largo por 1,5 a 5,5 cm de ancho, bajo pecíolo de 1,5 a 2 cm de longitud. Las flores nacen en fascículos (pequeños haces) axilares (en el encuentro de la unión de la hoja con la rama) o caulifloros (nacidos en las ramas jóvenes, recientemente desollados) con mechones de innumerables botones apiculados (con punta fina y aguda) de coloración verdosada y pétalos minúsculas de color crema. Los frutos son bayas redondeadas de 1,5 a 2,7 cm de diámetro.

Consejos para el cultivo: Arbol de crecimiento moderado que resiste a bajas temperaturas (hasta 4 grados) y puede ser cultivado en cualquier altitud. Aprecia suelo profundo, húmedo, ácido o neutro, con constitución arenosa o arcillosa (tierra roja o gris o negra). El árbol es resistente a las sequías y aguanta hasta 6 meses sin lluvia. Comienza a fructificar con 5 a 6 años después de la siembra.

Plantas: Las semillas son planas, amarronadas, poco mayor que un frijol y conservan el poder germinativo por hasta 6 meses. Se deben plantar en un sustrato rico en materia orgánica; la germinación ocurre en 30 a 60 días. Las plantas alcanzan 30 cm con 8 a 9 meses después de la germinación; y las mismas se pueden formar tanto en el sol y en la sombra.

Plantando: Puede ser plantada a pleno sol como en bosques como en reforestaciones de preservación permanente. Espaciamiento 7 x 7 en suelos muy fértiles o 5 x 5 m en suelos más débiles. La cueva debe tener 40 cm en las tres dimensiones y prepararse mezclando a la tierra de la superficie 25% de arena y 1 kg de cenizas y 8 kg de materia orgánica. Irrigar cada quince días en los primeros 3 meses, después sólo si falta agua en la época de la floración.

Cultivando: Hacer sólo podas de formación de la copa y eliminar las ramas que nacen en la base del tronco y ramas que crecen hacia el interior de la copa. Abonar con compuesto orgánico, 50 gr de N-P-K 10-10-10 doblando esa cantidad cada año hasta el 3º año. Distribuir los nutrientes siempre en el mes de septiembre e irrigar bastante si falta lluvia después de la fertilización.

Usos: Frutifica en los meses de julio a agosto. Los frutos son amarillos, en pulpa suave de buen sabor y pueden ser apreciados in natura o en forma de jugos. Recomiendo la plantación del árbol porque atrae gran numero y varias especies de pajaritos que no quedarán con hambre al final del invierno.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *