En cuanto a la feijoa o guayaba serrana, es de un género más subtropical y es más rústica aún que la guayaba tropical; simplemente sembrar y esperar 1 mes y pico, cuanto más calor tengan, más rápido germinarán.

El sustrato recomendado es, una parte de arena o perlita, otra de tierra del jardín y otra de compost.

Mantener humedad, no darles sol directo en los meses cálidos cuando son muy pequeñas, en todo caso mediasombra -con tela de mediasombra- pero es mejor la sombra durante los primeros 2 o 3 meses… cuando ya miden 4 cm podrían ir a media sombra y luego en unos meses a sol directo; ante la duda, no darles sol del verano, y menos del mediodía, esperar al otoño para sol pleno: les gusta mucho el sol a las feijoas. Una vez que estén a pleno sol respondiendo bien y midan más de 10cm, podrán estar así de por vida, nunca dejar que se seque mucho la tierra, esto es importante obviamente sobre todo cuanto más pequeñas son.guayabosFeijoa

Claro que a todas estas plantas les gusta el abono orgánico y se pueden fertilizar cada algunos meses, responderán bien, no exagerar en la fertilización.

Plantar en lugar definitivo con bastante sol cuando alcancen más de 50cm de altura.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Explore More

Semillas de guaviyú germinando en diferentes estados

February 16, 2013 0 Comments 2 tags

Observarán algo interesante con respecto a cómo germinan estas semillas: los cotiledones quedan en tierra, así que las primeras hojas que salen ya son las verdaderas. No hay que enterrar

Espectacular floración de la uvaia (eugenia pyriformis)

December 27, 2013 0 Comments 3 tags

La primer flor se había abierto hace 20 días, pero el conjunto no había sido tan espectacular como hoy, cuando se abrieron cientos de flores al mismo tiempo… lástima que

frutales en primavera, octubre

October 15, 2014 5 Comments 6 tags

Hace mucho tiempo que no publico por diferentes motivos, pero eso no quita que no sucedan cosas interesantes en el jardín… por ejemplo, es la primera vez que el peral