Cómo combatir la mosca de la fruta en frutales nativos de Argentina, Uruguay, sur de Brasil, etc.

En verdad esta información sirve para cualquier frutal que sufra del picado de la “mosca de la fruta del mediterráneo” (Ceratitis capitata) o la sudamericana Anastrepha fraterculus, pero el documento uruguayo se concentra en los frutos nativos del país.

El mejor método orgánico que encontré hasta el día de hoy (marzo 2019) es el de pulverizar los frutos inmaduros y hojas de los árboles con aceite de neem (50 gotas o 2.5ml cada 1 litro de agua) + jabón potásico (1 tapita en 1 L de agua) cada 2 días. De ese modo la mosca tiende a evitar depositar los huevos, pierde también el apetito, las larvas se desarrollan más lento, varios de los huevos son infértiles, etc., con lo cual la población se reduce o desaparece. Es recomendable también sumar algunas trampas hechas con vinagre de manzana + colorante amarillo o jugo artificial de naranja para ir viendo cómo va el control de la mosca.

En cuanto a la disposición de las trampas -personalmente lo he intentado en años anteriores y he cazado muchas moscas, pero nunca las eliminé por completo-, se puede leer:

Trampeo Masivo

  • Colocar las trampas del lado norte o noroeste del árbol, a unos 1,5 metros de altura, cuidando que las ramas y hojas no obstruyan los orificios de ingreso.
  •  45 días antes de la maduración de la fruta.
  •  Existen diferencias en la cantidad de trampas por há y composición de atrayentes en distintas marcas comerciales.

Otras recomendaciones de tratamientos orgánicos no químicos, los cuales pueden ser aplicados en combinación o no:

  • Fundamental en todos los casos: cosechar toda la fruta, sea buena o no, no dejar nada en el suelo. Las frutas picadas enterrarlas bien profundamente,  o compostar de modo en que se mueran las larvas, o quemarlas.
  • Remover la tierra debajo de los frutales para que las larvas se sequen. Esto se puede hacer en invierno también.
  • Regar con oleato de potasio (diversas marcas, chauchobi, etc.) la zona afectada
  • Pulverizar los frutos con tierra de diatomeas (eso los hace menos atractivos y al contacto con los insectos, los puede matar)
  • Embolsar los frutos inmaduros en el árbol con bolsas de papel con el fin de impedir el paso a la mosca.
  • Disponer de gallinas en el lugar que coman las larvas del suelo.

Todos estos tratamientos, combinados o no, son buenos. Los más efectivos quizá sean la remoción de la tierra y el trampeo, pero en caso de no lograr la erradicación total con tales métodos, se me hace difícil pensar que pudieran seguir vivas al utilizar todos ellos juntos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *