Salvando el tomate luego de la helada

Mi caso en particular es que acá en Argentina hubo una “ola de frío polar” que duró una semana a fines de este otoño que aún no acabó, y tuvimos temperaturas de -5º C de mínima, lo cual casi mató al tomate del cual estaba tan orgulloso (había crecido de forma rastrera “a lo Fukuoka” […]

Continuar leyendo