Brasil despierta mi codicia

Si recuerdo que hace apenas 5 años no cultivaba nada ni había emprendido aún mi búsqueda en la virtualidad de Internet para encontrar especies nativas comestibles, debería estar más que contento con lo conseguido: he cosechado un sinfín de frutos, comido hojas de árboles como la moringa o el baobab, pétalos de flores de feijoa […]

Continuar leyendo