Huertas Urbanas

agricultura natural en casa!

Archive for the category “Nativas”

Duraznero a pleno, y psidium longipetiolatum

 

Brotes nuevos de pisidum longipetiolatum, es como un arazá rojo pero resiste -7ºC o algo así y es mucho más alto con el paso de los años… el fruto es muy similar y no se daña tanto cuando cae el suelo.

Duraznero en plenitud, será el 4to año que da flores y luego frutos… el año pasado logramos cosechar y comer todos todos todos sin gusanos, gracias a que puse un nylon sobre la tierra y luego piedras que impidieron que las larvas se transformaran en moscas de la fruta (ceratitis capitata) y escaparan del suelo para volver a picar los frutos: cortamos el ciclo!!!

arazá serrano, brotes nuevos, debajo también hay nylon y piedritas para evitar la proliferación de la mosca de la fruta

flores de duraznero, las fotos fueron tomadas con HDR, que es un método que traen algunas cámaras y celulares para darle más exposición a las partes de la imagen que menos se verían

Read more…

Evolución de la huerta de frutales, parte 1, primavera 2017

Un breve paseo por el jardín (Junín, Buenos Aires, vivero “Bosque de Alimentos”), a pedido de un usuario de youtube…

Abejas locas con las flores de la pitanga negra

 

Brasil despierta mi codicia

Si recuerdo que hace apenas 5 años no cultivaba nada ni había emprendido aún mi búsqueda en la virtualidad de Internet para encontrar especies nativas comestibles, debería estar más que contento con lo conseguido: he cosechado un sinfín de frutos, comido hojas de árboles como la moringa o el baobab, pétalos de flores de feijoa (guayaba serrana o falso guayabo), he conseguido decenas de frutales nativas incluso muy raras (psidium australe, p. guineense, myrciarias desconocidas, etc.), algunas exóticas del amazonas (biribá, jaboticaba azul, chamba), de los Andes (chirimoya, chachafruto, tamarillo) y regiones aún más lejanas (raisin tree, pawpaw, natal plum, grewia tenax, palta hass injertada, etc.) y disfruto de todo lo que tengo, maravillado no sólo con lo que las plantas dan para el paladar (aún no pudiendo abastecerme al 100% ni mucho menos!), sino también con su belleza en flores, perfumes, brotes, formas, brillos, texturas, actitudes: los árboles en general desbordan de gracia y son seres vivos que parecen tener muy claro dónde van y cómo vivir en este planeta, son claramente superiores a cualquier obra de arte… una expresión soberbia del universo. Read more…

¿¿¿Qué es esto???

 

5 días más tarde, 22 de sep 2017, la cosa no avanza demasiado pero se nota una diferencia:

 

Las fotos no le hacen justicia, en estos días lo filmaré…

Cómo combatir la mosca de la fruta en frutales nativos de Argentina, Uruguay, sur de Brasil, etc.

En verdad esta información sirve para cualquier frutal que sufra del picado de la “mosca de la fruta del mediterráneo” (ceratitis capitata), pero el documento uruguayo se concentra en los frutos nativos del país.

 

 

En cuanto a la disposición de las trampas -personalmente lo he intentado en años anteriores y he cazado muchas moscas, pero nunca las eliminé por completo-, se puede leer:

 

Trampeo Masivo

  • Colocar las trampas del lado norte o noroeste del árbol, a unos 1,5 metros de altura, cuidando que las ramas y hojas no obstruyan los orificios de ingreso.
  •  45 días antes de la maduración de la fruta.
  •  Existen diferencias en la cantidad de trampas por há y composición de atrayentes en distintas marcas comerciales.

Otras recomendaciones de tratamientos orgánicos no químicos, los cuales pueden ser aplicados en combinación o no:

  • Fundamental en todos los casos: cosechar toda la fruta, sea buena o no, no dejar nada en el suelo. Las frutas picadas enterrarlas bien profundamente,  o compostar de modo en que se mueran las larvas, o quemarlas.
  • Remover la tierra debajo de los frutales para que las larvas se sequen. Esto se puede hacer en invierno también.
  • Regar con oleato de potasio (diversas marcas, chauchobi, etc.) la zona afectada
  • Pulverizar los frutos con tierra de diatomeas (eso los hace menos atractivos y al contacto con los insectos, los puede matar)
  • Embolsar los frutos inmaduros en el árbol con bolsas de papel con el fin de impedir el paso a la mosca.
  • Disponer de gallinas en el lugar que coman las larvas del suelo.

 

Todos estos tratamientos, combinados o no, son buenos. Los más efectivos quizá sean la remoción de la tierra y el trampeo, pero en caso de no lograr la erradicación total con tales métodos, se me hace difícil pensar que pudieran seguir vivas al utilizar todos ellos juntos.

Distribución geográfica de eugenia uniflora, pitanga

Publico aquí dos imágenes de un estudio uruguayo que brinda luz sobre la distribución geográfica del frutal nativo llamado pitanga, de exquisito sabor y gran rusticidad.

 

Es decir que, al menos en Argentina, podemos encontrar pitangas naturalmente distribuidas hasta el sur de la provincia de Entre Ríos y al Este de Santa Fe. Esto para mí es interesante porque me encuentro a apenas 270 km del área natural, con lo cual es lógico que plante pitangas en mi ciudad/región e, incluso, esperaría que existiera la posibilidad de que se naturalicen por estos lados en algún momento… de hecho son tan rústicas que crecen hasta en los ladrillos de las paredes, siempre y cuando tengan algo de humedad y tierra. El hecho de que no se hayan naturalizado me parece que tiene que ver con las fuertes heladas del invierno. No todos los inviernos son tan crudos, pero a veces la temperatura baja a -6º C o -5º C durante 3 o 4 días (espaciados) y eso puede ser suficiente para impedir la proliferación de plantas recién brotadas.

Dos frutales nativos que había ignorado: tala y maqui

Ayer caí en la cuenta, gracias a un viverista amigo llamado Cristian Parodi, que había estado ignorando dos frutales nativos fundamentales para nuestro clima (Provincia de Buenos Aires), uno, el más obvio, se llama “tala” (celtis tala o celtis ehrengberniana), el otro, más sureño, “maqui” (aristotelia chilensis). Aún no cuento con ellos en mi “colección”, pero estoy en su búsqueda, no dí aún con viveros que cultiven maqui, imagino que existirán por el sur del país. Probé una mermelada que me trajo Parodi y está muy buena. También supongo que será fácil encontrar tala.

¿Qué se puede destacar de ambos?

El tala se encuentra desde américa del norte hasta el sur de la pcia de bs. as., da un fruto pequeño color naranja con sabor mezcla melón con naranja, dulce y rico, muy apreciado por los que lo conocen. La planta posee espinas axilares y por tal motivo quizá no sea muy “popular”.

 

 

El maqui es excepcional: aparentemente se trata de la fruta con más poder antioxidante del mundo, 3 veces más que los arándanos. Yo sospecho que el guaviyú y la pitanga negra deben estar ahí cerca, o quizá aún lo superen, dado que el maqui tiene demasiado marketing y estas otras no.

Pero lo que más me interesa del maqui es que se comen las hojas tiernas, como si fuera lechuga, aspecto que para mi idea de bosque de alimentos es esencial: necesito más especies nativas de hojas comestibles y frutos secos con el fin de lograr un “menú” variado que pueda imitar el logrado con hortalizas o productos más comunes.

Por ahora, al maqui lo conocen más en USA (venden las semillas en eBay) que en Argentina o Chile, dado que se corrió la bola de que es mejor que los arándanos y la gente que está metida en el mundo de la comida sana y de las “super frutas” adora pensar que existen productos milagrosos que solucionarán todos sus problemas.

Nuevas especies frutales incorporadas

Se trata de 11 especies incorporadas a la colección de árboles con destino alimenticio y medicinal, esta vez la mayoría no son nativas de Argentina, pero no por eso dejan de ser interesantes: kei apple, yuzu, sapotí, canistel, psidium sartorianum, wampee, lucuma, eugenia florida, miracle fruit, myrciaria oblongata o aureana, psidium sp. Aquí las fotos y descripciones breves: Read more…

Reporte sobre la charla en Velatropa, Vivero Comunitario Ciudad Universitaria

aguayAyer sábado 12 de agosto tuve el placer de encontrarme con los ecoaldeanos de Velatropa, “Un árbol para mi vereda” y varias personas más que llegaron desde la ciudad de la furia para hablar sobre frutales nativos subtropicales.

El clima estaba feo pero decidimos hacerla igual, dado que la llovizna pasaría y no se veían nubes de tormenta importantes en el radar del INTA, pero tengo que decir que estuvimos sudando hasta último momento, incluso cayeron unos buenos gotones en medio de la charla pero no nos movimos: había algo en el lugar que invitaba a rebelarse, incluso ante el mal tiempo.

Al principio éramos muy pocos ¿vendrá alguien?

Pero sorprendentemente se llenó de gente que entraba en el refugio natural desde diversos ángulos, completando el círculo fácilmente. Gente atenta, algunas personas trajeron semillas -de araucaria, tamarindo y otras especies “raras”-, para distribuir. Recuerdo gente de Francia, Chile, Mendoza, Córdoba, San Pedro, gente que había estado en diversos países o tenía algún terrenito en otra provincia y necesitaba plantar árboles para mejorar su lugar.

Un hombre (con el cual sería bueno contactarse) por suerte conocía la ubicación de varias especies nativas en Capital Federal. En la ciudad hay uvaias, guaviyús, pitangas (Jardín Botánico, plazas, veredas), así que, mientras yo les comentaba sobre sus sabores, formas de cultivo, etc., de vez en cuando teníamos una indicación del lugar en el cual se podían conseguir sus frutos y semillas, junto con el mes en el que fructifican.

Por suerte pude llevar helado de uvaia -eugenia pyriformis-, elaborado por la heladería “Frutos” de mi ciudad de origen, Junín. Varios me dijeron que el helado fue un éxito total, que les encantó, vi a mucha gente realmente sorprendida y entusiasmada.

Mientras hablábamos sobre los frutales, veíamos sus fotos, analizábamos las plantas en vivo y, luego, realizamos una siembra de varias especies nativas del norte del país, del sur de Brasil y de los Andes Peruanos:

Parte de los asistentes sembrando en el lugar con el objetivo de producir árboles para la ecoaldea y la ciudad.

 

Sembramos arazá amarillo (psdidium cattleianum var lucimum), guayaba tropical ( psidium guajava variedad Angola), chirimoya, atemoya, arazá do campo (psidium guineense), arazá negro / arazá-una (psidium eugeniaefolia), guayaba serrana (acca sellowiana) y quizá otras especies. Dejé bolsitas con especies nativas y raras en cultivo como por ejemplo sete capotes, espero que sean aprovechadas. Ahora necesitan calor y, apenas broten, necesitarán sombra, no sol directo. Las del género psidium y acca podrían tomar más sol “pronto”, o sea, durante el otoño de 2018 en adelante, las chirimoyas  y atemoyas quizá también, pero yo aconsejé tenerlos con sombra o media sombra durante al menos 1 año y luego ir acostumbrándolos de a poco al sol, primero media sombra o sol de la mañana, y así.

No deberá faltarles el agua mientras sean chicos, la tierra tendrá que estar siempre húmeda aunque no encharcada.

Por otro lado, tocamos el tema de la mosca de la fruta -ceratitis capitata- y cómo mantenerla a  raya (trampas con botellas pet y jugo de naranja/vinagre, remover la tierra 5cm en invierno para matar los gusanos, pulverizar con tierra de diatomeas y/o oleato de potasio los frutos cuando están verdes, tirar todos los frutos infectados a la basura, quemarlos o enterrarlos bien profundamente en bolsas de nylon, etc.)

Llevé algunos frutos de aguaymanto (un tanto inmaduros, no es un estado ideal), tamarillo naranja (provenientes de los Andes), papa del aire sin espinas y un kiwano, que si bien no se trata de frutales nativos de la región, son especies útiles en el contexto de una huerta o de un bosque de alimentos. Quedaron en el tintero 2 árboles de aguaí que olvidé en mi casa, los cuales enviaré en breve, idealmente junto con otros árboles medianos de guaviyú y pitanga.

Espero poder colaborar con Velatropa y Un árbol para mi vereda en el futuro (esta vez me compraron las plantas y pagaron mis viáticos, pero las próximas veces las plantas irán en calidad de donación/adopción), de hecho me he propuesto ser una especie de padrino con el objetivo de proveerles nuevas plantas y nuevas especies en el futuro cercano y a largo plazo también. Les agradezco a ambas organizaciones su trabajo continuo por un mundo más libre y sano.

Nuestra colección de especies de jaboticaba

¿Qué especies poseemos en el jardín de HuertasUrbanas.com en Junin, Buenos Aires, Argentina?

Si bien ninguna de nuestras plantas ha fructificado aún, muchas de ellas miden más de 60cm y parecen bastante próximas a darnos las mayores alegrías. Todos estos años cuidando de ellas, aún sin frutos, han sido emocionantes… son plantas en general exigentes, representan un gran desafío pero brindan una gran belleza a la vista y suman mucha magia al jardín.

myrciaria cauliflora, normalmente llamada jaboticaba paulista, el fruto negro es “grande” (3 o 4 cm), produce 2 o 3 veces por año, las hojas son más largas que las de la mayoría y, al menos en nuestro caso, esta especie ha sido muy fácil de cultivar, aceptó casi cualquier tipo de agua y el sol no la afectó negativamente. En la actualidad se encuentra plantada debajo de una pitanga, para recibir media sombra, mide 70 u 80 cm y debe tener 5 o 6 años.

Esta increíble planta me la regaló sorpresivamente un viverista de Misiones cuando le compré un Biribá hace 3 años aprox. Fue la que mejor se adaptó a todas nuestras condiciones.

myrciaria jaboticaba: también llamada jaboticaba sabará, produce frutos 4 o 5 veces al año, muy dulces, es la más cultivada en Brasil, tarda entre 8 a 15 años en comenzar a producir, y en nuestro caso sufrió bastante el calor intenso del verano en el patio frontal de la casa, así que fue transplantada debajo de una uvaia con algo de sombra y mejoró notablemente gracias al riego con hierro quelatado durante varios meses.

La primer jaboticaba que obtivimos, allá por 2013 aprox, en verdad eran 3 plantas y sobrevivó a nuestros malos tratos solamente esta. Se la ve muy bien ahora comparándola con los años anteriores. Origen: Paraguay->Bs.As.

myrciaria vexator: originaria de regiones más tropicales, Venezuela, Amazonas, resiste heladas leves -no tanto como las otras jaboticabas- y no produce frutos en el tronco principal, sino en ramas secundarias, etc., como un frutal común; las frutas son casi azules y grandes, necesita agua de lluvia sí o sí y crece moderadamente, es muy elegante.

De semillas de Portugal, de la isla de Madeira para ser más exacto, esta planta pasó por muchos lugares, experimentando malos momentos debido al agua de la canilla o el exceso de sol, calor o sequedad. Ahora se la nota feliz. El agricultor que me pasó las semillas se llama Steven, según recuerdo. Es una de las especies más importantes en nuestra colección, debido a su rareza.

myrciaria glazioviana: cabelluda o jaboticaba amarillo, más cercana a la m. vexator que a las otras, sus frutos brindan una cantidad “alucinante” de vitamina C (3200 ml/100gr), pero resultaron muy difíciles de mantener felices aquí en nuestro jardín, se ve que no les ha gustado mucho el sustrato, o que el calor del invernadero las ha dejado bastante shokeadas… hay 3 o 4 recuperándose bien a fuerza de hierro quelatado y sombra.

Créase o no, esta plantita proviene de semillas de Taiwán, de las 150 que brotaron, me deben quedar 10 apenas y de esas solamente 3 o 4 están relativamente bien.

myrciaria aureana x m. cauliflora: jaboticaba rojo híbrido, una misteriosa especie híbrida producida teóricamente en Japón por polinización cruzada, ¡la gracia es que brinda frutos a partir del 3er año! son rojos, dulces, muy buenos. Tenemos 3 o 4 plantas que crecen bastante bien pero necesitan hierro y poco sol mientras sean chicas.

De semillas de Hawaii, debe tener 4 años, una gran sobreviviente de nuestra ignorancia, ahora se recupera gracias al hierro quelado y la sombra… en 1 o 2 años debería dar frutos rojos.

jaboticaba caipirinha, (myrciaria jaboticaba): variedad rara del jaboticaba sabará, es muy arbustiva, ideal para bonsai.

Obtenida en intercambio de Cristian Rivero, debe tener unos 4 o 5 años, la pasó mal cuando estuvo dentro del invernadero con demasiado calor…

myrciaria coronata, jaboticaba Coroada Apostoles, una especie que resultó bastante fácil de cultivar, crece moderadamente, es elegante, responde bien al sol. Sus frutos serán grandes y con una pequeña “coronita” en el ápice. Los probé gracias a un correntino que los envió hace unos años: exquisitos.

La myrciaria coronata que ven en la foto fue comprada a un misionero llamado Koen Claes, tal parece que no vende más frutales.

myrciaria spp.: tenemos 2 o 3 especies desconocidas o no identificadas por nosotros, en particular hay 7 arbolitos similares a los sabará, de 7 u 8 años de edad, 60cm a 1m de altura, los cuales en su mayoría responden bien y pensamos que fructificarán en breve.

Hermosas hojas rojas cuando hace frío, esta planta recibe sol de la mañana y de la tarde, pero en verano coloco una media sombra para que no se estrese demasiado, es la que mejor va de todas.

Este arbustito es uno de mis máximos orgullos, dado que lo compré cuando era apenas una plántula de 10cm de altura, a una mujer de Misiones llamada Carmen, que ya no vende más frutales, así que es imposible de conseguir nuevamente… además, probé los frutos de la planta madre y estaban exquisitos… se supone que podría ser myrciaria coronata, pero no lo sabremos hasta que no dé frutos… en unos 5 a 7 años, calculo. Está actualmente debajo de una eugenia repanda que le brinda media sombra y evita el sol del mediodía.

Uno de los 7 jaboticabas medianos o grandes que poseemos, todos comprados en José C Paz, vivero que los consigue a su vez en Paraguay. No se conoce a ciencia cierta su especie.

Probé un fruto de especie desconocida de Paraguay en el 2015 y fue genial, pero aparentemente no era de estas variedades o especies que muestro en las foto. Las semillas germinaron pero no prosperaron luego.

plinia rivularis: guaporeti, yvaporoiti, guaporiti es un fruto misionero de color rojo, chico, el árbol resiste heladas de -5ºC o menos -aparentemente-, es elegante y contamos con 4 ejemplares de entre 20 y 40cm conseguidos en Misiones.

 

¡Probando psidium guyanense y guayaba de angola por primera vez!

Psidium guyanense o psidium spp. (quizá desconocida):

 

psidium guajava, variedad Angola (semillas de Portugal):

Hoy es un día muy divertido y feliz para mí porque pude probar dos nuevas frutas. Una de ellas es muy valiosa y rara, quizá llamada psidium guyanense, no la pude indentificar al 100%, de sabor ácido y dulce, 12º Brix, tenía apenas 2 gusanos de la mosca de la fruta dentro, los cuales no la habían dañado totalmente. Cuando la toqué en el árbol estaba poniéndose blanda, así que no esperé ni un segundo más -en mi experiencia, una guayaba de cualquier especie cuando se ablanda está lista-. No tenía aroma fuerte ni débil, no le sentí perfume alguno -en eso es muy distinta a la guayaba tropical.

El sabor es parecido a la guayaba fresa o arazá rojo, pero si no probaste uno de esos, digamos que tiene sabor a guayaba+tomate, y si no probaste nada de eso, digamos que es parecida a una pera. El sabor es excelente y quedaría muy bien en jugos, helados, mermeladas y otras preparaciones. La pulpa es gelatinosa y se pega a las angulosas semillas, las cuales son más grandes que las de las guayabas o arazá rojo, midiendo 4mm a 5mm de diámetro.

Quedé muy conforme con la especie y, si no hubiera sido picada por la mosca de la fruta, tendría un sabor más dulce seguramente. Hay que esperar al año que viene para probar otras, la planta de 3 años tiene 1 m de altura y crece rápido.

 

La otra fruta saboreada por primera vez fue la guayaba de Angola, de pulpa un tanto anaranjada (color salmón, diría), muy rica, 13º Brix, más dulce que las que yo conocía que son de origen paraguayo. Normalmente las guayabas miden 7º a 10º Brix, así que estamos hablando de una muy buena.

Definitivamente una de mis favoritas, sabor un poco más ácido además, lo cual las hace interesantes para una gran cantidad de preparaciones: jugos, helados, mermeladas, etc. No vi ningún gusano de la mosca de la fruta dentro.

 

Algunas mirtáceas, hoy

eugenia repanda, segunda camada de frutas, se viene una tercera más tarde…

eugenia repanda o ñangapiré negro

hermoso follaje de jaboticaba azul o myrciaria vexator: es una de las especies más bellas que cultivo, actualmente tenemos 3 arbolitos que crecen lentamente y necesitan suelo ácido, sombra, agua de lluvia… y a veces algo de hierro para estar mejor. Tienen 3 o 4 años de edad.

jaboticaba de 8 años de edad, origen Paraguay, identificación desconocida

guaporiti, guaporetí, yvaiporoiti o plinia rivularis, es una especie misionera de jaboticabas de frutos rojos que se producen en las ramas secundarias, no en el tronco principal. Es muy rara y difícil de conseguir, estas 4 plantas son de la selva misionera.

 

¡Probé arazá negro por primera vez!

Esta fruta nativa de la mata atlántica recuerda al camu-camu por su acidez y apariencia, pero no es del género de las myrciarias, sino que es una psidium, hermana de las guayabas y de los arazás rojos y amarillos.

El sabor es parecido al arazá rojo pero con un toque notable de guayaba tropical, de la cual posee también su fuerte aroma, la piel es amarga y es recomendable no comerla si queremos una experiencia más dulce. Para quien no conoce el sabor de estos frutos, digamos que sería como una mezcla de frutillas/fresas con pomelo, pero con un dulzor que no decepciona.

Con un refractómetro medí los grados Brix (dulzura) y obtuve valores de 14 a 16º Brix, lo cual es bastante alto para una fruta ácida como esta, así que es obvio que se trata de algo muy útil para hacer helados, jugos, mermeladas y otro tipo de preparaciones.

 

fiesta de uvaias

Hice la prueba de agregar un poco de azúcar a una de las uvaias -pienso que estaba un tanto inmadura- y dejarla descansar en la heladera por un rato, tal como hago con las frutillas. El resultado fue espectacular: sabor a maracuyá+mandarina, aroma a dulce de leche o caramelo, una locura.

Las plantas han dado más frutas que nunca: el hecho de que estuvieran cerca unas de otras ayudó gracias a la polinización cruzada, y seguramente el fertilizante orgánico “guanito” les dio más fuerzas para fructificar.

 

 

uvaias casi maduras

Hay que esperar 3 o 4 días cuando se tornan naranja… la impaciencia me mata.

Paseo por la quinta, y por nuevas especies brotadas

Hoy sábado, dos paseos: uno por las nuevas especies brotadas, conseguidas de semillas de Misiones:

guaporetí, hermana de los jaboticabas, da un fruto rojo dulce

guaporetí

cerella negra

cerella roja

litchee

Y Paseo otro por la quinta de mis padres, donde hemos plantado decenas de frutales de toda clase:

Eugenia uruguensis, flores y frutos salen del tronco, tal como en los jaboticabas

sete capotes, lo interesante de esta variedad conseguida en Misiones, es que cuajan casi todas las flores en frutos.

raisin tree creciendo muy bien, es de clima frío y da frutos con sabor a pasas de uva

guaviyú, transplantado y en mal estado, las hojas están amarillentas y tiene muy pocas, a pesar de eso, produjo un montón de frutos…

sete capotes

uvaias madurando en enero

Las uvaias son de las frutas que más valoro, por su aroma, textura y sabor, me son irresistibles. Se trata de especies de eugenia (lutescens y pyriformis) nativas de Argentina, sur de Brasil, Uruguay…, desconocidas en nuestro país, en el sur de Brasil varias personas aprovechan su sabor en jugos, helados, mermeladas o al natural. Existen al menos 2 especies y muchas variedades, por lo pronto yo estoy seguro de que tengo la eugenia lutescens, que crece lentamente, es baja y arbustiva, da un fruto naranja jugoso y dulce (más dulce que ácido) distinguible además por los pequeños bellos de la piel y hojas más cortas, las cuales a veces son rojas en los nuevos brotes; además tengo en la colección otras uvaias que son más altas y de hojas más largas (nuevos brotes no son rojos, sino color amarronado o anaranjado), esas deberían ser de la especie eugenia pyriformis, pero aún no he probado su fruto supuestamente ácido… espero que alguna de estas sea de la especie en cuestión:

huertasurbanas_com_uvaias_enero-0 huertasurbanas_com_uvaias_enero-4 huertasurbanas_com_uvaias_enero-5 huertasurbanas_com_uvaias_enero-6huertasurbanas_com_uvaias_enero-2 huertasurbanas_com_uvaias_enero-3 huertasurbanas_com_uvaias_enero-7

Diferencias entre uvaia dulce (e. lutescens) y uvaia ácida (e. pyriformis)

La uvaia es una fruta propia de nuestro país y del sur de Brasil, tiene un muy buen sabor -yo probé la de porte chico y dulce pero la ácida es muy bien valorada en Brasil-, y es un poco difícil reconocer de qué especie estamos hablando… más allá de que algunos brasileños incluso suelen reconocer decenas de variedades y especies… yo tengo al menos 2 especies en el jardín: una de porte chico, la uvaia dulce o eugenia lutescens, y otra de porte más alto, uvaia ácida o eugenia pyriformis.

sete capotes siendo polinizado por abejorros grandes

 

Todos los años por esta época, desde que el sete capotes (campomanesia guazumifolia) abre sus primeras flores por el 16 de noviembre, se acercan estos ruidosos “abejorros” desesperados por el increíble perfume de sus flores que recuerda a rosas. Pienso que deben ser de la especie Bombus terrestris, al menos encontré eso en Wikipedia.

Post Navigation