Huertas Urbanas

agricultura natural en casa!

Archive for the month “August, 2017”

¿Por qué las frutas tropicales brindan tanto poder antioxidante?

Leyendo un estudio científico sobre frutas de la familia myrtaceae (jaboticabas, eugenias, syzygium) realizado en USA, me entero de que los antioxidantes tienen que ver con un mecanismo de defensa de las plantas contra el caluroso sol de los trópicos:

“Tropical Myrtaceae fruits are grown under conditions of high oxidative stress from intense sunlight and heat, and phenolic compounds inhibit lipid peroxidation and ultraviolet damage in plant tissues () in addition to protecting mammalian systems when eaten as fruit.”

En el estudio realizado con el fin de descubrir nuevas fuentes de medicinas naturales contra el cáncer y enfermedades del corazón,  se destaca un alto poder antioxidante en varias frutas que tengo el placer de cultivar en mi jardín: pitomba (eugenia luschnathiana),

cedar bay cherry (eugenia reinwardtiana),

jaboticaba (myrciaria cauliflora),

jaboticaba azul (myrciaria vexator),

grumixama (eugenia brasilensis),

 

jambolán (syzygium cumini),

 

cerella (eugenia aggregata o involucrata),

otras que tuve pero no prosperaron como por ej, myrciaria dubia o syzygium malaccense y otras que nunca conseguí ni busqué: S. curranii, S. jambos, S. javanicum, S. samarangense, and S. samarangense var. Taiwan pink.

Cómo combatir la mosca de la fruta en frutales nativos de Argentina, Uruguay, sur de Brasil, etc.

En verdad esta información sirve para cualquier frutal que sufra del picado de la “mosca de la fruta del mediterráneo” (ceratitis capitata), pero el documento uruguayo se concentra en los frutos nativos del país.

 

 

En cuanto a la disposición de las trampas -personalmente lo he intentado en años anteriores y he cazado muchas moscas, pero nunca las eliminé por completo-, se puede leer:

 

Trampeo Masivo

  • Colocar las trampas del lado norte o noroeste del árbol, a unos 1,5 metros de altura, cuidando que las ramas y hojas no obstruyan los orificios de ingreso.
  •  45 días antes de la maduración de la fruta.
  •  Existen diferencias en la cantidad de trampas por há y composición de atrayentes en distintas marcas comerciales.

Otras recomendaciones de tratamientos orgánicos no químicos, los cuales pueden ser aplicados en combinación o no:

  • Fundamental en todos los casos: cosechar toda la fruta, sea buena o no, no dejar nada en el suelo. Las frutas picadas enterrarlas bien profundamente,  o compostar de modo en que se mueran las larvas, o quemarlas.
  • Remover la tierra debajo de los frutales para que las larvas se sequen. Esto se puede hacer en invierno también.
  • Regar con oleato de potasio (diversas marcas, chauchobi, etc.) la zona afectada
  • Pulverizar los frutos con tierra de diatomeas (eso los hace menos atractivos y al contacto con los insectos, los puede matar)
  • Embolsar los frutos inmaduros en el árbol con bolsas de papel con el fin de impedir el paso a la mosca.
  • Disponer de gallinas en el lugar que coman las larvas del suelo.

 

Todos estos tratamientos, combinados o no, son buenos. Los más efectivos quizá sean la remoción de la tierra y el trampeo, pero en caso de no lograr la erradicación total con tales métodos, se me hace difícil pensar que pudieran seguir vivas al utilizar todos ellos juntos.

Distribución geográfica de eugenia uniflora, pitanga

Publico aquí dos imágenes de un estudio uruguayo que brinda luz sobre la distribución geográfica del frutal nativo llamado pitanga, de exquisito sabor y gran rusticidad.

 

Es decir que, al menos en Argentina, podemos encontrar pitangas naturalmente distribuidas hasta el sur de la provincia de Entre Ríos y al Este de Santa Fe. Esto para mí es interesante porque me encuentro a apenas 270 km del área natural, con lo cual es lógico que plante pitangas en mi ciudad/región e, incluso, esperaría que existiera la posibilidad de que se naturalicen por estos lados en algún momento… de hecho son tan rústicas que crecen hasta en los ladrillos de las paredes, siempre y cuando tengan algo de humedad y tierra. El hecho de que no se hayan naturalizado me parece que tiene que ver con las fuertes heladas del invierno. No todos los inviernos son tan crudos, pero a veces la temperatura baja a -6º C o -5º C durante 3 o 4 días (espaciados) y eso puede ser suficiente para impedir la proliferación de plantas recién brotadas.

Dos frutales nativos que había ignorado: tala y maqui

Ayer caí en la cuenta, gracias a un viverista amigo llamado Cristian Parodi, que había estado ignorando dos frutales nativos fundamentales para nuestro clima (Provincia de Buenos Aires), uno, el más obvio, se llama “tala” (celtis tala o celtis ehrengberniana), el otro, más sureño, “maqui” (aristotelia chilensis). Aún no cuento con ellos en mi “colección”, pero estoy en su búsqueda, no dí aún con viveros que cultiven maqui, imagino que existirán por el sur del país. Probé una mermelada que me trajo Parodi y está muy buena. También supongo que será fácil encontrar tala.

¿Qué se puede destacar de ambos?

El tala se encuentra desde américa del norte hasta el sur de la pcia de bs. as., da un fruto pequeño color naranja con sabor mezcla melón con naranja, dulce y rico, muy apreciado por los que lo conocen. La planta posee espinas axilares y por tal motivo quizá no sea muy “popular”.

 

 

El maqui es excepcional: aparentemente se trata de la fruta con más poder antioxidante del mundo, 3 veces más que los arándanos. Yo sospecho que el guaviyú y la pitanga negra deben estar ahí cerca, o quizá aún lo superen, dado que el maqui tiene demasiado marketing y estas otras no.

Pero lo que más me interesa del maqui es que se comen las hojas tiernas, como si fuera lechuga, aspecto que para mi idea de bosque de alimentos es esencial: necesito más especies nativas de hojas comestibles y frutos secos con el fin de lograr un “menú” variado que pueda imitar el logrado con hortalizas o productos más comunes.

Por ahora, al maqui lo conocen más en USA (venden las semillas en eBay) que en Argentina o Chile, dado que se corrió la bola de que es mejor que los arándanos y la gente que está metida en el mundo de la comida sana y de las “super frutas” adora pensar que existen productos milagrosos que solucionarán todos sus problemas.

Nuevas plantas en MDQ

Paso a reseñar las nuevas plantitas que germinaron no hace mucho tiempo, nuevas variedades que ojala prosperen, tratare de darles el mejor cuidado para que prosperen, mas adelante publicare sus avances.

Eugenia repanda, esta fruta pude probar y luego germinar, gracias Marcos,

Uvaia, otra que pude probar antes de tratar de germinar, me encanto esta fruta, jugosa, dulce, riquisima, gracias Marcos.

Arazá blanco, esta fruta no la probe, gracias Marcos por las semis.

Caqui, cuando la probe mucho no me gusto, muy aspera en la boca, supongo que quizas le faltaba maduración asi que igual la puse para germinar.

Natal plum o Ciruelo de Natal, otra que no probé así que veremos, gracias Marcos.

No suelo comprar semillas en sobre, pero vi “Alcaucil” y dije voy a probar.

No se que es, suelo rotular todo pero con esta planta se me paso, estoy casi seguro que es un frutal pero bueno a esperar.

Nuevas especies frutales incorporadas

Se trata de 11 especies incorporadas a la colección de árboles con destino alimenticio y medicinal, esta vez la mayoría no son nativas de Argentina, pero no por eso dejan de ser interesantes: kei apple, yuzu, sapotí, canistel, psidium sartorianum, wampee, lucuma, eugenia florida, miracle fruit, myrciaria oblongata o aureana, psidium sp. Aquí las fotos y descripciones breves: Read more…

Reporte sobre la charla en Velatropa, Vivero Comunitario Ciudad Universitaria

aguayAyer sábado 12 de agosto tuve el placer de encontrarme con los ecoaldeanos de Velatropa, “Un árbol para mi vereda” y varias personas más que llegaron desde la ciudad de la furia para hablar sobre frutales nativos subtropicales.

El clima estaba feo pero decidimos hacerla igual, dado que la llovizna pasaría y no se veían nubes de tormenta importantes en el radar del INTA, pero tengo que decir que estuvimos sudando hasta último momento, incluso cayeron unos buenos gotones en medio de la charla pero no nos movimos: había algo en el lugar que invitaba a rebelarse, incluso ante el mal tiempo.

Al principio éramos muy pocos ¿vendrá alguien?

Pero sorprendentemente se llenó de gente que entraba en el refugio natural desde diversos ángulos, completando el círculo fácilmente. Gente atenta, algunas personas trajeron semillas -de araucaria, tamarindo y otras especies “raras”-, para distribuir. Recuerdo gente de Francia, Chile, Mendoza, Córdoba, San Pedro, gente que había estado en diversos países o tenía algún terrenito en otra provincia y necesitaba plantar árboles para mejorar su lugar.

Un hombre (con el cual sería bueno contactarse) por suerte conocía la ubicación de varias especies nativas en Capital Federal. En la ciudad hay uvaias, guaviyús, pitangas (Jardín Botánico, plazas, veredas), así que, mientras yo les comentaba sobre sus sabores, formas de cultivo, etc., de vez en cuando teníamos una indicación del lugar en el cual se podían conseguir sus frutos y semillas, junto con el mes en el que fructifican.

Por suerte pude llevar helado de uvaia -eugenia pyriformis-, elaborado por la heladería “Frutos” de mi ciudad de origen, Junín. Varios me dijeron que el helado fue un éxito total, que les encantó, vi a mucha gente realmente sorprendida y entusiasmada.

Mientras hablábamos sobre los frutales, veíamos sus fotos, analizábamos las plantas en vivo y, luego, realizamos una siembra de varias especies nativas del norte del país, del sur de Brasil y de los Andes Peruanos:

Parte de los asistentes sembrando en el lugar con el objetivo de producir árboles para la ecoaldea y la ciudad.

 

Sembramos arazá amarillo (psdidium cattleianum var lucimum), guayaba tropical ( psidium guajava variedad Angola), chirimoya, atemoya, arazá do campo (psidium guineense), arazá negro / arazá-una (psidium eugeniaefolia), guayaba serrana (acca sellowiana) y quizá otras especies. Dejé bolsitas con especies nativas y raras en cultivo como por ejemplo sete capotes, espero que sean aprovechadas. Ahora necesitan calor y, apenas broten, necesitarán sombra, no sol directo. Las del género psidium y acca podrían tomar más sol “pronto”, o sea, durante el otoño de 2018 en adelante, las chirimoyas  y atemoyas quizá también, pero yo aconsejé tenerlos con sombra o media sombra durante al menos 1 año y luego ir acostumbrándolos de a poco al sol, primero media sombra o sol de la mañana, y así.

No deberá faltarles el agua mientras sean chicos, la tierra tendrá que estar siempre húmeda aunque no encharcada.

Por otro lado, tocamos el tema de la mosca de la fruta -ceratitis capitata- y cómo mantenerla a  raya (trampas con botellas pet y jugo de naranja/vinagre, remover la tierra 5cm en invierno para matar los gusanos, pulverizar con tierra de diatomeas y/o oleato de potasio los frutos cuando están verdes, tirar todos los frutos infectados a la basura, quemarlos o enterrarlos bien profundamente en bolsas de nylon, etc.)

Llevé algunos frutos de aguaymanto (un tanto inmaduros, no es un estado ideal), tamarillo naranja (provenientes de los Andes), papa del aire sin espinas y un kiwano, que si bien no se trata de frutales nativos de la región, son especies útiles en el contexto de una huerta o de un bosque de alimentos. Quedaron en el tintero 2 árboles de aguaí que olvidé en mi casa, los cuales enviaré en breve, idealmente junto con otros árboles medianos de guaviyú y pitanga.

Espero poder colaborar con Velatropa y Un árbol para mi vereda en el futuro (esta vez me compraron las plantas y pagaron mis viáticos, pero las próximas veces las plantas irán en calidad de donación/adopción), de hecho me he propuesto ser una especie de padrino con el objetivo de proveerles nuevas plantas y nuevas especies en el futuro cercano y a largo plazo también. Les agradezco a ambas organizaciones su trabajo continuo por un mundo más libre y sano.

Charla abierta y gratuita sobre frutales nativos en Ciudad Universitaria

La gente de “Un árbol para mi vereda” me invitó a dar una charla sobre frutales subtropicales nativos luego de haber adquirido algunas plantas (chirimoya, guayabas, pitanga, guaviyú, ubajay, aguaí, cerella, ) del vivero Bosque de Alimentos. Las mismas irán mitad para la ecoaldea Velatropa y la otra mitad para la ONG.

Ambos emprendimientos son más que necesarios en los tiempos que corren

Están todos invitados, es el sábado 12 de agosto de 2017 a las 15hs en el Vivero Comunitario de CU, Capital Federal. Llevaré algunas frutas para conocer y probar, quizá algún helado de uvaia y/o arazá negro, algunas hojas para hacer té de pitanga y guaviyú. Haremos siembra de frutales nativos en el lugar y plantaremos algún que otro árbol.

 

 

 

 

Como reproducir Rosa mosqueta

Esta linda planta la traje de Bariloche en 2012, de lindas flores en primavera, sus hojas mojadas (luego de una lluvia ideal pasar al lado de ella) desprenden un muy rico aroma, con sus frutos se puede hacer un muy rico te. Luego de un tiempo intente tener alguna planta mas, germinando sus semillas nunca lo logre (probé varios métodos), hasta que un día probando uno de sus frutos (tiene poca carne y muchas semillas, esa poca carne es super dulce, muy rica) escupí las semillas en las macetas de afuera (eso fue en otoño mas o menos), paso el invierno y para mi sorpresa un día veo varias plantitas de rosa mosqueta muy pequeñas (se ve que el frió y luego el calorcito las despertó), ahora desde esa época ya tengo 4 plantas (otras regale), la próxima meta es poder cosechar mas frutos para hacer algo de dulce, que es muy rico.

Algunas perdieron todas sus hojas y otras no, en poco tiempo comenzaran a rebrotar sus perfumadas hojas.

Post Navigation