Primeras heladas del invierno 2014

Ya pasaron algunas semanas de las primeras heladas en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, pero en nuestro jardín urbano la primer helada que podamos haber notado ocurrió hoy: los reportes hablan de -2º C en los campos, pero seguramente aquí no bajó tanto, si apenas se quemaron muy pocas hojas de algunas plantas de zapallo que están lejos del invernadero.

Dentro del invernadero bajó a 7º C cerca de la estufa -a 1 metro- donde hay plantas de feijoa muy pequeñas -1cm-, grumixamas (10cm) y guayaba de angola (20 cm, crecen muy rápido): ninguna muestra síntoma alguno (salvo las guayabas, hojas rojizas, pero eso ocurrió desde antes).

Encima de la mesa, que está siendo calentada por la estufa desde abajo, suele bajar a 10º C  y a veces menos, allí se encuentran la mayoría de las plántulas y plantas tropicales, jaboticabas, arazá, guayabas, pitangatuba, etc., etc., etc. De día llega a medirse entre 25º y 31º C; hoy cuando entré a las 11am en pleno sol marcaba 20º C, 10 grados más que en el exterior. Cerca de la estufa brotó una palta, o sea que ahí sí que hace calor suficiente para germinar tropicales, el problema es que podrían secarse al nacer, por lo cual las muevo inmediatamente.

El beneficio de una estufa eléctrica alógena es indudable. La misma se prende a las 18hs y se apaga a las 8am, junto con un foco de 65w fluorescente (equivalente a 300w incandescente) que ilumina la mesa y sus plantas de noche. El foco también se calienta un poco, y cumple la función de un reaseguro contra las heladas -por si la estufa se apagara-.

Todo lo que rodea al invernadero en el medio del jardín (zapallos), no sufrió daños. Esto es interesante de notar porque al estar calefaccionado, seguramente frenará la incidencia de heladas en una parte del jardín.

Más cerca de la casa (donde existe un calefactor de tiro balanceado largando calor al experior), hay tomateras intactas (a 5m de la salida de calor); ningún frutal en maceta sufrió cambio alguno, e incluso los árboles de guayaba plantados en el medio del jardín no presentan quemaduras, por lo cual asumo que fue una helada muy leve, por más que un amigo en el campo dice que fue brava. Seguiré reportando, sobre todo para notar la gran diferencia con el invierno pasado en el cual, para esta fecha, los zapallos ya estaban casi todos quemados… este año las heladas llegaron mucho más tarde y han dado oportunidad a las guayabas y otras plantas a prepararse para el frío.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *