Un comentario sobre las sequías e inundaciones en la Pcia de Buenos Aires

Sólo para inquietar a algunos, las actuales inindaciones en la Provincia de Buenos Aires son consideradas como un “desastre natural”, pero hace poco los lamentos eran por “falta de agua”.

Exacto: ayer estaba leyendo otro capítulo del libro “Memoria Verde”, historia ecológica de la Argentina, en la que se explicaba esto:

La idea de Ameghino era utilizar tanto los campos altos como los bajos; en su época se terminaron usando sólo los altos, que resistían las inundaciones… pero no resistían bien las sequías (aunque eso lo arreglaron con los molinos de viento).

Su propuesta era superadora porque, mediante canales y otras reformas, permitía manejarse bien en ambas situaciones que en esta parte del mundo ocurren a menudo: una alternancia de sequías e indundaciones.

De hecho una de las peores cosas que produjo la agricultura tradicional sin tener en cuenta los detalles del ecosistema que señalaba Ameghino, es que se erosiona la tierra cuando llueve mucho.

Esto es porque el pastoreo de las vacas introducidas durante la época de la colonia eliminó los pajonales naturales, que eran los que impedían la erosión, junto con los árboles que el ser humano taló.

Es decir que cuando llueve torrencialmente se erosiona la capa superficial FERTIL de la tierra, dejando sólo un terreno infértil.

Encima las vacas en las épocas de sequía van a tomar agua desesperadas a las lagunas (al menos en la época de Ameghino), terminan destruyendo el suelo y cuando llueve más las lagunas se convierten en pantanos.

Una serie de malas consecuencias por intervenir la tierra de mala manera.

De todos modos hay que otorgarle al pastoreo (y a la rotación de cultivo que hacían los colonos inmigrantes) las tierras fértiles que tenemos hoy en día.

Realmente nuestro paisaje fue modelado a gusto y placer por el ser humano, no fue solamente una bendición de Dios como se cree.

En este sentido, y sabiendo que las sabanas africanas, la selva amazónica y tantos otros sitios “especiales” han sido modelados por el hombre durante millones o cientos o miles de años, uno podría tener fe en que los problemas ambientales se pueden resolver.

La Agricultura Natural de Masanobu Fukuoka cumpliría un excelente papel en rehabilitar los ecosistemas, mediante un reforestado útil del espacio, mediante árboles frutales, arbustos, leguminosas que fijen nitrógeno en el suelo, hortalizas de todo tipo, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *